VAYAN POR TODO EL MUNDO Y PROCLAMEN LA BUENA NUEVA A TODA LA CREACIÓN.

Mc 16,15

Noticias

Inició la segunda jornada del encuentro sobre la protección de menores

Inició la segunda jornada del encuentro sobre la protección de menores También hoy en la oración que abrió el encuentro se leyó la experiencia de una víctima de abusos: “Cuando fui abusado por un sacerdote, mi madre de la iglesia me dejó solo… todos se escondieron y me sentí aún más solo sin saber a quién acudir”. El tuit del Papa: "Señor, líbranos de la tentación de querer salvar nuestra reputación" Sergio Centofanti - Ciudad del Vaticano “Señor, Líbranos de la tentación de querer salvar nuestra reputación y a nosotros mismos; ayúdanos a asumir la culpa y a buscar juntos respuestas humildes y concretas, en comunión con todo el Pueblo de Dios”: es el tuit del Papa Francisco desde su cuenta @pontifex en la segunda jornada del Encuentro sobre “La protección de los menores en la Iglesia” (21-24 febrero). Los trabajos comenzaron esta mañana ante la presencia del Santo Padre. En la oración inicial de hoy, guiada por mons. Pierbattista Pizzaballa, administrador apostólico de Jerusalén de los Latinos, después del canto del himno “Veni, Creator Spiritus”, la hermana Aurora Calvo Ruiz leyó en españo un pasaje de la carta de san Pablo a los Romanos en la que el apóstol invita a vivir una fe sincera, alejada de toda falsedad y doblez:  “Que la caridad no sea hipócrita: detesten el mal, aférrense al bien, ámense los unos a los otros con afecto fraternal, compitan en la estima mutua”. No sean perezosos en hacer el bien, sino que sean fervientes en espíritu; sirvan al Señor”. Seguidamente se leyó en inglés la experiencia de una víctima de abusos a la cual siguió un largo silencio. “ Cuando Jesús estaba a punto de morir, su madre estaba con él. Cuando fui abusado por un sacerdote, mi madre Iglesia me dejó solo. Cuando necesité a alguien en la Iglesia para hablar sobre mis abusos y soledad, todos se escondieron y me sentí aún más solo sin saber a quién acudir. ” Que nadie deba temer jamás la violencia en la Iglesia Al igual que ayer, después de escuchar el testimonio, se produjo un largo silencio. En la oración final, mons. Pizzaballa rezó para que “nadie deba temer jamás la violencia y la opresión en la Iglesia sino más bien “encuentre en ella toda la seguridad y la ayuda”.  Luego concluyó con esta petición a Dios: “ A quienes ejercitan el ministerio en la Iglesia, impídeles que abusen de los demás para sus propios fines, dales la humildad de servir desinteresadamente a los demás como discípulos de Jesús ” Felicitaciones al Papa por la fiesta de la Cátedra de Pedro Al final de la oración el padre Federico Lombardi, moderador del encuentro, recordó que hoy la iglesia celebra la Solemnidad de la cátedra de san Pedro y por lo tanto – observó – toda la Iglesia reza por el Santo Padre, por su servicio de enseñanza y de guía”. Y agregó: “le deseamos lo mejor de corazón, junto a toda la Iglesia”. Distribuidos documentos Onu sobre violencia contra niños El padre Lombardi recordó  después el deseo del Papa Francisco de que todos los participantes en el encuentro pudieran tener a disposición una documentación oficial de las Naciones Unidas sobre los temas de la lucha contra la violencia a los niños. Por esto, entre los documentos distribuidos a los presentes – subrayó – hay un último informe global de las Naciones Unidas por la lucha contra la violencia a  los niños, titulado: “Hacia un mundo libre de violencia. Estudio mundial sobre la violencia contra los niños", y el informe Unicef 2017 “Un rostro familiar” para decir que la violencia contra los niños a menudo proviene de alguien que le es familiar, cercano a los niños. Y esto – dijo el padre Lombardi – es un resultado de las investigaciones universales sobre el problema de la violencia a los niños”. Los documentos fueron enviados por la Sra. Marta Maria de Morais dos Santos Pais, representante oficial del Secretario General de las Naciones Unidas para combatir la violencia contra los niños, quien envió un correo electrónico diciendo que se sentía honrada de poder dar su contribución a esta "importante reunión" sobre la protección de los niños en la Iglesia y expresando sus deseos por "una reflexión fructífera y  los buenos resultados de esta reunión".

Leer más

Papa pide curar las graves heridas causadas por el escándalo de la pedofilia

El Papa Francisco inauguró este 21 de febrero el encuentro con los obispos del mundo sobre la protección de menores que se llevará a cabo en el Vaticano hasta el próximo 24 de febrero y animó a buscar con valentía “curar las graves heridas del escándalo de la pedofilia” en la Iglesia. Después de la oración matutina en el Aula Nueva del Sínodo, el Santo Padre explicó que “ante el flagelo del abuso sexual perpetrado por hombres de la Iglesia que han dañado a los menores” decidió convocar a Patriarcas, Cardenales, Arzobispos, Obispos, Superiores Religiosos y otros responsables de algunos Dicasterios vaticanos, para que “juntos escuchemos al Espíritu Santo y con docilidad escuchemos el clamor de los pequeños que piden justicia”. De este modo, el Papa recordó a los 190 participantes del encuentro, “el peso de la responsabilidad pastoral y eclesial, que nos obliga a discutir juntos, de manera sinodal, sincera y profunda sobre cómo enfrentar este mal que aflige a la Iglesia y a la humanidad”. “El santo pueblo de Dios nos mira y espera de nosotros no solo condenas simples y obvias, sino medidas concretas y efectivas", exclamó. En esta sentido, el Pontífice alentó a comenzar este “camino armado con la fe y el espíritu de máxima parresía, valentía y concreción” y para ello, los participantes recibieron un documento preparado por diversas Comisiones y Conferencias Episcopales, sobre el cual el Papa explicó que son importantes criterios “líneas guías para ayudar a nuestra reflexión” que son “un punto de partida” que no quita “la creatividad que debe haber en este encuentro”. Asimismo, el Papa Francisco agradeció a la Pontificia Comisión para la protección de menores, la Congregación para la Doctrina de la Fe y a los miembros del Comité organizador “por el excelente trabajo desarrollado con gran compromiso para preparar este encuentro”. “¡Muchas gracias!”, expresó. Al finalizar, el Santo Padre pidió al Espíritu Santo “sostenernos en estos días y ayudarnos a transformar este mal en una oportunidad de conciencia y de purificación” y a la Virgen María para que los “ilumine para buscar curar las graves heridas que el escándalo de la pedofilia ha causado, sea en los pequeños que en los creyentes”, concluyó. El programa del encuentro prevé que de jueves a sábado haya tres relaciones cada día, la primera fue realizada por el Cardenal Luis Antonio Tagle con el título “El olor de las ovejas. Saber su dolor y curar sus heridas está en el corazón de la tarea del pastor”. Diariamente también los participantes tendrán espacio para las preguntas, trabajos en diferentes grupos lingüísticos y oración por la tarde con el testimonio de una víctima de abusos. El sábado por la tarde se llevará a cabo una liturgia penitencial y el domingo por la mañana una Concelebración Eucarística, ambos eventos serán en la Sala Regia del Vaticano. Al finalizar la Misa, el Papa Francisco pronunciará su discurso final.

Leer más

Encuentro Protección de Menores: cuatro días que dejarán su huella

Encuentro Protección de Menores: cuatro días que dejarán su huella Del 21 al 24 de febrero, el encuentro en el Vaticano para la protección de los menores: sensibilización, escucha de las víctimas, responsabilidad de los obispos y transparencia Andrea Tornielli El encuentro sobre la protección de los menores que se celebra en el Vaticano está destinado a dejar su huella. Incluso antes de que se examinen a fondo las indicaciones concretas necesarias sobre lo que se debe hacer frente al flagelo de los abusos, será la conciencia en toda la Iglesia de las consecuencias dramáticas e indelebles causadas a los menores que los han padecido lo que dejará su impronta. Las voces de los niños, niñas y jóvenes que son víctimas indefensas de estos horrendos actos de violencia no dejarán de escucharse. Su grito está destinado a romper la barrera del silencio que durante demasiado tiempo ha impedido la comprensión. El primer objetivo, tras el testimonio personal de los dos últimos Papas, que sistemáticamente se encontraron con los supervivientes, los escucharon, lloraron y rezaron con ellos, es por tanto la conciencia de que el abuso de menores por parte de clérigos y religiosos es un acto abominable. Un acto que traspasa para siempre las almas de los niños confiados por sus padres a los sacerdotes para educarlos en la fe. No se trata principalmente de una cuestión de leyes y normas, ni de objeciones burocráticas o incluso de estadísticas. Se trata de escuchar a las víctimas, de intentar compartir su doloroso drama, de hacer suyas sus heridas devastadoras. Es un cambio de mentalidad que se requiere, para que nadie pretenda nunca más no ver, encubrir, minimizar. Por primera vez, el tema se tratará en clave global, según las diferentes experiencias y culturas. El primer día el tema principal será la responsabilidad de los obispos en su tarea pastoral, espiritual y jurídica. El segundo día se tratará sobre todo de la "rendición de cuentas", discutiendo las soluciones que deben adoptarse de acuerdo con el Derecho Canónico para evaluar los casos en los que los pastores han fracasado en su tarea y han actuado con negligencia. Finalmente, el tercer día se dedicará al compromiso de transparencia, en los procedimientos internos de la Iglesia, hacia las autoridades civiles, pero sobre todo hacia el pueblo de Dios, cuya contribución a la seguridad de los lugares frecuentados por los menores es indispensable. La conclusión de los trabajos, el domingo, después de la Misa celebrada en la Sala Regia, es confiada al Papa Francisco. Lo que se celebra en el Vaticano es sobre todo un acontecimiento eclesial, un diálogo entre pastores en comunión con el Sucesor de Pedro. Por eso la oración, acompañada de la escucha de las víctimas, marcará cada cita. Los tres primeros días de trabajo culminarán en la liturgia penitencial precisamente porque, ante el abismo del pecado y de un pecado tan grave y abominable, los creyentes están llamados a pedir humildemente perdón por la herida infligida al cuerpo eclesial y su posibilidad de testimonio evangélico. Este nuevo paso es para la Iglesia el último en el orden del tiempo de una larga serie que comenzó hace poco menos de veinte años con la introducción de leyes cada vez más estrictas y eficaces para combatir el flagelo del abuso. Procedimientos que han permitido reducir drásticamente el número de casos, como demuestran todos los informes publicados recientemente: las quejas que surgen se refieren, de hecho, en su gran mayoría, a casos que datan de hace muchos años y que se produjeron antes de la entrada en vigor de las nuevas normas. Con el encuentro que se abre en el Vaticano, la Iglesia no sólo señala el camino a sus propias jerarquías y comunidades, sino que también ofrece un testimonio doloroso y un compromiso preciso con toda la sociedad. Porque la protección de los menores es una cuestión que concierne a todos, como lo demuestran las impresionantes cifras de menores maltratados en el mundo.

Leer más

El Papa Francisco pide orar con respeto: No se puede rezar como papagayos

Durante la Audiencia General de este miércoles 20 de febrero el Papa Francisco advirtió que al rezar “no se pueda rezar como ‘papagayos’”, y advirtió que “o se entra en el misterio, en la conciencia de que Dios es tu Padre, o mejor no reces”. El Papa destacó el misterio que encierra la oración del Padre Nuestro y recordó que “el primer paso de toda oración cristiana es el ingreso en un misterio: el de la paternidad de Dios”. “Para comprender en qué medida Dios es nuestro padre, debemos pensar en la figura de nuestros padres, pero, dentro de lo posible, debemos refinarla, purificarla”. En este punto, señaló que “ninguno de nosotros ha tenido padres perfectos, del mismo modo que nosotros nunca seremos padres perfectos o pastores perfectos”. Afirmó que “vivimos siempre nuestras relaciones de amor bajo el signo de nuestros límites y también de nuestro egoísmo, por ello, con frecuencia resultan contaminadas por deseos de posesión o de manipulación de los demás”. Así, “en ocasiones las declaraciones de amor se transforman en sentimientos de rabia y de hostilidad”. Por ese motivo, “cuando hablamos de Dios como ‘padre’, mientras pensamos en la imagen de nuestros padres, especialmente si nos han querido de verdad, al mismo tiempo debemos ir más allá”. “Los hombres y las mujeres son eternos necesitados de amor, buscan un lugar donde sean finalmente amados, pero no lo encuentran. ¡Cuántas amistades y cuántos amores decepcionados hay en nuestro mundo!”. También llamó la atención sobre la ambivalencia del amor humano, “capaz de florecer y de vivir con plenitud durante una hora al día, e inmediatamente después marchitarse y morir”. Con frecuencia, “nuestro amor es una promesa que cuesta mantener, un intento que pronto se agota y se evapora, un poco como cuando en la mañana sale el sol y evapora el rocío de la noche”. “En cuántas ocasiones hemos amado de esta manera tan débil e intermitente. Todos hemos tenido la experiencia: hemos amado, pero luego ese amor ha caducado o se ha vuelto débil. Deseosos de querer de verdad, hemos chocado con nuestros límites, con la pobreza de nuestras fuerzas: incapaces de mantener una promesa que en los días de gracia parecía fácil de realizar”. Sin embargo, “existe otro amor, el del Padre que está en los Cielos. Nadie debe dudar de que es un destinatario de ese amor. Nos ama. ‘Me ama’, podríamos decir. Incluso si nuestro padre y nuestra madre no nos amaran, hay un Dios en los Cielos que nos ama como nadie en esta tierra. El amor de Dios es constante”. “Por lo tanto”, concluyó el Papa Francisco su catequesis, “¡no temáis! Ninguno de nosotros está solo. Incluso si, lamentablemente, tu padre terreno se hubiese olvidado de ti y tú le tuvieras rencor, no te ha sido negada la experiencia fundamental de la fe cristiana: la de saberse hijo amadísimo de Dios”.

Leer más

Papa Francisco: “O construimos el futuro juntos o no habrá futuro”

Papa Francisco en Abu Dhabi: «Ha llegado el momento de que las religiones se empeñen más activamente, con valor y audacia, con sinceridad, en ayudar a la familia humana a madurar la capacidad de reconciliación». Elogia a los Emiratos Árabes, recuerda cuál es la plena libertad religiosa y pide que los «derechos fundamentales sean siempre respetados» No hay tiempo que perder. Y tampoco hay alternativas. Ha llegado el momento en el que las religiones «se empeñen más activamente, con valor y audacia, con sinceridad, en ayudar a la familia humana a madurar la capacidad de reconciliación». Durante el encuentro con 700 líderes religiosos de todas las confesiones, en una atmósfera de día histórico, el Papa Francisco lanzó un fuerte llamado desde Abu Dhabi: «o construimos el futuro juntos o no habrá futuro». El Pontífice elogia a los Emiratos Árabes Unidos por su tolerancia. Recuerda lo que es la plena libertad de fe. Y subraya: «que los derechos fundamentales sean siempre respetados». El Papa Francisco y Ahmed al-Tayyb llegaron al encuentro interreligioso después del coloquio de 30 minutos con el Muslim Council of Elders sobre la importancia de la cultura del encuentro para reforzar el compromiso por el diálogo y la paz, y después de la visita a la Gran Mezquita. En la tumba del Fundador de los Emiratos Árabes Unidos, el Founder’s Memorial, en donde el Pontífice y el gran imán de al-Azhar fueron recibidos por el príncipe heredero, el jeque Mohamed bin Zayed al Nahyan. L’attualità va raccontata. Aiutaci a farlo sempre meglio «¡Al Salamó Alaikum! La paz esté con vosotros», comienza Jorge Mario Bergoglio. Desde aquí, desde «vuestra patria me dirijo a todos los países de la Península, a quienes deseo enviarles mi más cordial saludo, con amistad y aprecio». El Papa subraya que «con gratitud al Señor, en el octavo centenario del encuentro entre san Francisco de Asís y el sultán al-Malik al-Kāmil, he aceptado la ocasión para venir aquí como un creyente sediento de paz, como un hermano que busca la paz con los hermanos. Querer la paz, promover la paz, ser instrumentos de paz: estamos aquí para esto». El logo de este viaje representa una paloma con una ramita de olivo. Es una imagen que «recuerda la historia del diluvio universal, presente en diferentes tradiciones religiosas. De acuerdo con la narración bíblica, para preservar a la humanidad de la destrucción, Dios le pide a Noé que entre en el arca con su familia». Y también nosotros, en la actualidad y en el nombre de Dios, «para salvaguardar la paz, necesitamos entrar juntos como una misma familia en un arca que pueda navegar por los mares tormentosos del mundo: el arca de la fraternidad». El punto de partida es uno solo: «reconocer que Dios está en el origen de la familia humana. Él, que es el Creador de todo y de todos, quiere que vivamos como hermanos y hermanas, habitando en la casa común de la creación que él nos ha dado». Aquí, «en las raíces de nuestra humanidad común, se fundamenta la fraternidad […] Nos dice que todos tenemos la misma dignidad y que nadie puede ser amo o esclavo de los demás». El Pontífice aclara que «no se puede honrar al Creador sin preservar el carácter sagrado de toda persona y de cada vida humana: todos son igualmente valiosos a los ojos de Dios. Porque él no mira a la familia humana con una mirada de preferencia que excluye, sino con una mirada benevolente que incluye». Por lo tanto, reconocer los mismos derechos a cada ser humano «es glorificar el nombre de Dios en la tierra. Por lo tanto, en el nombre de Dios Creador, hay que condenar sin vacilación toda forma de violencia, porque usar el nombre de Dios para justificar el odio y la violencia contra el hermano es una grave profanación». No existe violencia que pueda ser justificada «en la religión», sentencia el Papa. El Pontífice también indica que el enemigo de la fraternidad «es el individualismo, que se traduce en la voluntad de afirmarse a sí mismo y al propio grupo por encima de los demás». Es un peligro que «amenaza a todos los aspectos de la vida, incluso la prerrogativa más alta e innata del hombre, es decir, la apertura a la trascendencia y a la religiosidad». Dice Bergoglio: «La verdadera religiosidad consiste en amar a Dios con todo nuestro corazón y al prójimo como a nosotros mismos. Por lo tanto, la conducta religiosa debe ser purificada continuamente de la tentación recurrente de juzgar a los demás como enemigos y adversarios». De esta manera, todo credo «está llamado a superar la brecha entre amigos y enemigos, para asumir la perspectiva del Cielo, que abraza a los hombres sin privilegios ni discriminaciones». Francisco expresa «mi aprecio por el compromiso con que este país tolera y garantiza la libertad de culto, oponiéndose al extremismo y al odio. De esta manera, al mismo tiempo que se promueve la libertad fundamental de profesar la propia fe, que es una exigencia intrínseca para la realización del hombre, también se vigila para que la religión no sea instrumentalizada y corra el peligro, al admitir la violencia y el terrorismo, de negarse a sí misma». La fraternidad, claramente, «expresa también la multiplicidad y diferencia que hay entre los hermanos, si bien unidos por el nacimiento y por la misma naturaleza y dignidad», precisa Francisco citando su Mensaje para la Paz de 2015. Y la pluralidad religiosa es su expresión. En este contexto, «la actitud correcta no es la uniformidad forzada ni el sincretismo conciliatorio: lo que estamos llamados a hacer, como creyentes, es comprometernos con la misma dignidad de todos, en nombre del Misericordioso que nos creó y en cuyo nombre se debe buscar la recomposición de los contrastes y la fraternidad en la diversidad». Francisco también plantea algunas interrogantes que se imponen en el presente: «¿Cómo protegernos mutuamente en la única familia humana? ¿Cómo alimentar una fraternidad no teórica que se traduzca en auténtica fraternidad? ¿Cómo hacer para que prevalezca la inclusión del otro sobre la exclusión en nombre de la propia pertenencia de cada uno? ¿Cómo pueden las religiones, en definitiva, ser canales de fraternidad en lugar de barreras de separación?». Si se cree en la existencia de «la familia humana, se deduce que esta, en sí misma, debe ser protegida. Como en todas las familias, esto ocurre principalmente a través de un diálogo cotidiano y efectivo. Presupone la propia identidad, de la que no se debe abdicar para complacer al otro». El diálogo exige «la valentía de la alteridad, que implica el pleno reconocimiento del otro y de su libertad, y el consiguiente compromiso de empeñarme para que sus derechos fundamentales sean siempre respetados por todos y en todas partes». Porque sin libertad religiosa dejamos de ser «hijos de la familia humana» y nos convertimos en «esclavos». «De entre las libertades –aclara el Pontífice argentino– me gustaría destacar la religiosa. Esta no se limita solo a la libertad de culto, sino que ve en el otro a un verdadero hermano, un hijo de mi propia humanidad que Dios deja libre y que, por tanto, ninguna institución humana puede forzar, ni siquiera en su nombre». La valentía de la «alteridad es el alma del diálogo que se basa en la sinceridad de las intenciones. El diálogo está de hecho amenazado por la simulación, que aumenta la distancia y la sospecha: no se puede proclamar la fraternidad y después actuar en la dirección opuesta». Francisco también cita “Los hermanos Karamazov” de Dostoievski: «Según un escritor moderno, «quien se miente a sí mismo y escucha sus propias mentiras, llega al punto en el que ya no puede distinguir la verdad, ni dentro de sí mismo ni a su alrededor, y así comienza a no tener ya estima ni de sí mismo ni de los demás». En todo ello, la oración es «imprescindible: mientras encarna la valentía de la alteridad con respecto a Dios, en la sinceridad de la intención, purifica el corazón del replegarse en sí mismo. La oración hecha con el corazón es regeneradora de fraternidad». Segú el Papa «no hay alternativa: o construimos el futuro juntos o no habrá futuro. Las religiones, de modo especial, no pueden renunciar a la tarea urgente de construir puentes entre los pueblos y las culturas». Ha llegado el momento para que las religiones se empeñen más activamente, con valor y audacia, con sinceridad, en ayudar a la familia humana a madurar la capacidad de reconciliación, la visión de esperanza y los itinerarios concretos de paz». La paz necesita «dos alas que la sostengan». Una de ellas, explica el Papa Francisco, es la educación: «Educar —en latín significa extraer, sacar— es descubrir los preciosos recursos del alma». También la educación «acontece en la relación, en la reciprocidad. Junto a la famosa máxima antigua “conócete a ti mismo”, debemos colocar “conoce a tu hermano”: su historia, su cultura y su fe, porque no hay un verdadero conocimiento de sí mismo sin el otro». La justicia es la «segunda ala de la paz, «que a menudo no se ve amenazada por episodios individuales, sino que es devorada lentamente por el cáncer de la injusticia». De hecho «la paz muere cuando se divorcia de la justicia, pero la justicia es falsa si no es universal. Una justicia dirigida solo a miembros de la propia familia, compatriotas, creyentes de la misma fe es una justicia que cojea, es una injusticia disfrazada», exclama. Francisco también se refiere a los jóvenes, «rodeados con frecuencia por mensajes negativos y noticias falsas». Los chicos necesitan aprender «a no rendirse a las seducciones del materialismo, del odio y de los prejuicios; aprender a reaccionar ante la injusticia y también ante las experiencias dolorosas del pasado; aprender a defender los derechos de los demás con el mismo vigor con el que defienden sus derechos». Serán ellos, un día, quienes «nos juzgarán: bien, si les hemos dado bases sólidas para crear nuevos encuentros de civilización; mal, si les hemos proporcionado solo espejismos y la desolada perspectiva de conflictos perjudiciales de incivilidad». Con este espíritu, expresa el Papa, «deseo que, no solo aquí, sino en toda la amada y neurálgica región de Oriente Medio, haya oportunidades concretas de encuentro: una sociedad donde personas de diferentes religiones tengan el mismo derecho de ciudadanía y donde solo se le quite ese derecho a la violencia, en todas sus formas». Una convivencia fraterna, «basada en la educación y la justicia; un desarrollo humano, construido sobre la inclusión acogedora y sobre los derechos de todos: estas son semillas de paz, que las religiones están llamadas a hacer brotar. A ellos les corresponde, quizás como nunca antes, en esta delicada situación histórica, una tarea que ya no puede posponerse: contribuir activamente a la desmilitarización del corazón del hombre». La carrera armamentística, «la extensión de sus zonas de influencia, las políticas agresivas en detrimento de lo demás nunca traerán estabilidad. La guerra no sabe crear nada más que miseria, las armas nada más que muerte». Francisco añade: «La fraternidad humana nos exige, como representantes de las religiones, el deber de desterrar todos los matices de aprobación de la palabra guerra. Devolvámosla a su miserable crudeza». Observa el Papa: «Ante nuestros ojos están sus nefastas consecuencias. Estoy pensando de modo particular en Yemen, Siria, Irak y Libia. Juntos, hermanos de la única familia humana querida por Dios, comprometámonos contra la lógica del poder armado, contra la mercantilización de las relaciones, los armamentos de las fronteras, el levantamiento de muros, el amordazamiento de los pobres; a todo esto nos oponemos con el dulce poder de la oración y con el empeño diario del diálogo». Francisco espera que «nuestro estar juntos hoy sea un mensaje de confianza, un estímulo para todos los hombres de buena voluntad, para que no se rindan a los diluvios de la violencia y la desertificación del altruismo». Dios está con el hombre «que busca la paz. Y desde el cielo bendice cada paso que, en este camino, se realiza en la tierra».   (Noticia retomada de Vatican Insider)

Leer más

El Papa se reúne con líderes musulmanes en la principal mezquita de Abu Dhabi

l Papa Francisco mantuvo un encuentro privado en la tarde de este lunes 4 de febrero con los miembros del Consejo Musulmán de Ancianos, reunido en la Gran Mezquita del Jeque Zayed, Abu Dhabi, en el contexto de su viaje apostólico a los Emiratos Árabes Unidos. Esta mezquita, construida entre los años 1996 y 2007, es una de las más grandes (puede acoger a 40.000 fieles) y emblemáticas del mundo islámico, y en ella se encuentra la tumba del Jeque Zayed, fundador de este país de la península arábiga. El Pontífice estuvo acompañado en todo momento por el Gran Imán de Al-Azhar, Ahmed Muhammad Ahmed el-Tayeb, una de las figuras más prominentes del islam, y de los Ministros de Asuntos Exteriores, de Tolerancia y de Cultura. Tras visitar el Musoleo del Jeque Zayed, el Santo Padre se dirigió junto con el Gran Imán al claustro principal de la mezquita, donde ha participado en el encuentro privado con los miembros del Consejo Musulmán de Ancianos. Finalizado el encuentro, el Papa Francisco se dirigió al Founder’s Memorial, donde tendrá lugar un encuentro interreligioso.

Leer más

La vida cristiana no es un carnaval, tiene momentos bellos y difíciles

El Papa Francisco recomendó a los cristianos que sufren persecución o momentos de oscuridad interior, perseverar en la fe con esperanza y haciendo memoria de la alegría del primer encuentro con Jesús. Durante la Misa celebrada este viernes 1 de febrero en Casa Santa Marta, el Pontífice recordó que “la vida cristiana no es un carnaval. No es una fiesta y alegría continua; la vida cristiana tiene momentos bellísimos y momentos difíciles, momentos de agobio, de desapego donde parece que nada tiene sentido. Momentos de desolación”. En su homilía, el Santo Padre recurrió a la primera Lectura del día, de la Carta los hebreos, para reflexionar sobre el sentido de la perseverancia en el camino de la vida. En la Carta, el autor “habla a los cristianos que están atravesando un momento de oscuridad”. Ese momento de oscuridad puede ser una situación de persecución, pero también una situación de abatimiento individual. El Pontífice definió esa situación como una “desapego de nuestra alma”. Cuando se producen esas situaciones, “ya sea por persecuciones internas o por el estado interior del alma, el autor de la Carta a los Hebreos dice: ‘Tenéis necesidad de perseverancia’. ‘Sí, pero, ¿perseverar para qué?’. ‘Para hacer la voluntad de Dios, para obtener todo lo que se os ha prometido’. Perseverancia para llegar a la promesa”, explicó Francisco. Durante la homilía, el Papa se centró en dos elementos en los que, aseguró, puede encontrarse el remedio a la desolación: memoria y esperanza. Memoria de los buenos momentos, “de los días felices del encuentro con el Señor, del tiempo del amor”. Y esperanza de alcanzar todo lo prometido. “Hay que ofrecer resistencia a los momentos oscuros, pero una resistencia de la memoria y de la esperanza, una resistencia con el corazón: el corazón, cuando piensa en los momentos bellos, respira, cuando mira a la esperanza, también respira”, subrayó. “Eso es lo que debemos hacer en los momentos de desolación para encontrar el consuelo de la promesa del Señor”. Finalmente, el Papa Francisco puso de ejemplo de perseverancia en la fe a los mártires cristianos. “También hoy muchos hombres y mujeres están sufriendo por la fe, pero recuerdan su primer encuentro con Jesús, tienen esperanza y van adelante”. “Esto es un consejo que da el autor de la Carta a los Hebreos para los mementos de persecución, cuando los cristianos son perseguidos, atacados: ‘Tened perseverancia’”, concluyó. Lectura comentada por el Papa Francisco: Hebreos 10:32-39 32 Traed a la memoria los días pasados, en que después de ser iluminados, hubisteis de soportar un duro y doloroso combate, 33 unas veces expuestos públicamente a ultrajes y tribulaciones; otras, haciéndoos solidarios de los que así eran tratados. 34 Pues compartisteis los sufrimientos de los encarcelados; y os dejasteis despojar con alegría de vuestros bienes, conscientes de que poseíais una riqueza mejor y más duradera. 35 No perdáis ahora vuestra confianza, que lleva consigo una gran recompensa. 36 Necesitáis paciencia en el sufrimiento para cumplir la voluntad de Dios y conseguir así lo prometido. 37 Pues todavía un poco, muy poco tiempo; y el que ha de venir vendrá sin tardanza. 38 Mi justo vivirá por la fe; mas si es cobarde, mi alma no se complacerá en él. 39 Pero nosotros no somos cobardes para perdición, sino creyentes para salvación del alma.

Leer más

Papa Francisco anima a que los sacerdotes sean alegres como Don Bosco

Al presidir la Santa Misa en la Capilla de la Casa Santa Marta, el Papa Francisco animó a que los sacerdotes sean alegres y vean con los ojos del hombre y con ojos de Dios, como hizo San Juan Bosco. En el día que la Iglesia recuerda la memoria del fundador de los salesianos, el Papa exhortó a los sacerdotes a seguir el ejemplo de don Bosco y mirar la realidad con el corazón de padre y de maestro. “Ha mirado con los ojos de hombre, un hombre que es hermano y padre también, y ha dicho: ‘No, esto no puedo ir así’… Y se ha conmovido como hombre y como hombre ha comenzado a pensar caminos para hacer crecer a los jóvenes, para hacer madurar a los jóvenes. Caminos humanos”, explicó el Papa. Sobre el legado de don Bosco, el Santo Padre señaló que “después, ha tenido la valentía de mirar con ojos de Dios e ir hacia Dios y decir: ‘Hazme ver esto, esto es una injusticia… cómo se puede ir adelante con esto… Tú has creado esta gente para la plenitud y ellos son una verdadera tragedia…’. Y así, mirando la realidad con amor de padre -padre y maestro dice la liturgia de hoy- y mirando a Dios con ojos de mendigo que pide algo de luz, comenzó a ir hacia adelante”. Además, el Papa recordó que el día de la ordenación de San Juan Bosco, su madre, una mujer humilde, campesina “que no había estudiado en la facultad de teología” le dijo: “hoy comenzarás a sufrir”. Quería ciertamente subrayar esta realidad porque si el hijo no se había dado cuenta que habría sufrimiento, quería decir que algo no iba bien. Por ello, el Papa subrayó que para que el sacerdote pueda mirar la realidad “con ojos de hombre y con ojos de Dios” significa pasar “mucho tiempo delante al tabernáculo”. “Mirar así le ha hecho ver el camino, porque él no ha ido con el catecismo y el crucifijo solamente ‘hagan esto…’ los jóvenes le habrían dicho: ‘buenas noches, nos vemos mañana’. No, no: él fue cerca de ellos, con su vivacidad. Les hizo jugar, en grupo, como hermanos… ha ido, ha caminado con ellos, ha sentido con ellos, ha visto con ellos, ha llorado con ellos y los ha llevado hacia adelante, así. El sacerdote que mira humanamente a la gente, que siempre está a la mano”, afirmó. No empleados o funcionarios Posteriormente, el Papa insistió en que los sacerdotes no deben ser funcionarios o empleados que reciben, por ejemplo, de las 3pm a las 5.30pm. “Tenemos tantos funcionarios, buenos, que hacen su tarea, como lo deben hacer los funcionarios. Pero el sacerdote no es un funcionario, no puede serlo”, remarcó. En esta línea, el Santo Padre exhortó a mirar con ojos de hombre para tener “la sabiduría de entender que son tus hijos, tus hermanos. Y después, tener la valentía de ir a luchar allí: el sacerdote es uno que lucha con Dios”, dijo. Sin embargo, el Papa Francisco advirtió que “siempre existe el riesgo de mirar demasiado lo humano y nada lo divino, o demasiado lo divino y nada lo humano” pero aseguró que “si no arriesgamos en la vida no haremos nada”. Don Bosco, maestro de alegría De este modo, el Pontífice agradeció a Dios por “habernos dado” a San Juan Bosco que desde niño inició a trabajar, sabía qué era ganarse el pan de cada día y había entendido qué era la piedad “cuál era la verdadera verdad”. “¿Y cuál es la señal de que un sacerdote va bien, mirando la realidad con los ojos de hombre y con los ojos de Dios? La alegría. La alegría.  Cuando un sacerdote no encuentra la alegría dentro, que se detenga inmediatamente y se pregunte por qué”, dijo el Papa. Al finalizar, el Papa recordó que “la alegría de don Bosco es conocida: es el maestro de la alegría ¿eh? Porque él hacía alegrarse a los otros y se alegraba él mismo. Y sufría él mismo. Pidamos al Señor, por la intercesión de don Bosco, hoy, la gracia de que nuestros sacerdotes sean alegres: alegres porque tienen el verdadero sentido de mirar las cosas de la pastoral, el pueblo de Dios con ojos de hombre y con ojos de Dios”, concluyó. (Nota retomada de Aci Prensa)

Leer más

Así se hizo el Mural para la Vigilia y Misa de clausura de la JMJ

La Vigilia y la Misa de clausura de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) lucirá un hermoso mural tipo vitral elaborado por 56 panameños. Este mural muestra una barca con cinco jóvenes navegando hacia Jesús en medio del mar lleno de peces y en el fondo se encuentra la Virgen María complacida por el encuentro.  El mural mide 8,5 metros de ancho por 10 de alto. Comenzó a pintarse a fines de octubre de 2018. Las 152 canvas o bastidores que lo componen comenzaron a ser pintados con acrílico a fines de octubre de 2018. Se ocuparon más de 60 litros de pintura. El mural se titula “Los jóvenes valientes van contracorriente” y quiso plasmar la llegada de los peregrinos de todos los países a Panamá. Rolando Domingo conceptualizó la idea siguiendo las directrices de Mons. José Domingo Ulloa, Arzobispo de Panamá. La ilustración estuvo a cargo de Alberto Weand Ortíz e Iván Delgado, maestro, pintor y escultor guió a los artistas que dieron vida al mural que habla de amor, esperanza y fe. “La barca navegando sobre un mar agitado con abundancia de peces, es la vida nuestra de cada uno de nosotros, navegar dejando huella, pero navegar buscando siempre una meta buena para todo el mundo”, explicó Delgado en el siguiente video. Una de las participantes fue María Teresa Rodríguez de Remón, que a pesar de estar en los últimos meses de su embarazo quiso participar “a como diera lugar” en la obra. “No pude ayudarles hasta el final, pero sí fui parte del comienzo de esta gran oportunidad”, “fue como dejar una huella en la historia del país”, aseguró. Rodríguez dijo a ACI Prensa que recuerda con mucha emoción y cariño la JMJ de Brasil a la que asistió y considera que el encuentro en su país es “una oportunidad inmensa no solo de compartir con otros jóvenes, sino de encontrarme con Cristo por medio del prójimo”. “No importa el idioma, raza ni condición social, en este evento todos somos iguales y estamos aquí con el mismo propósito, de encontrarnos con Dios y con nosotros mismos por medio de la fe”, afirmó.

Leer más

El Papa recibe a polacos que cruzaron el Atlántico en velero

Esta mañana, el Papa Francisco recibió a una delegación de peregrinos polacos que cruzaron el Atlántico a bordo de un velero para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Panamá 2019. Según informa la Oficina de Prensa del Vaticano, el Santo Padre recibió esta mañana en la Nunciatura Apostólica en Panamá a una delegación de 40 jóvenes polacos del velero Dar Mlodziezy (Regalo de la Juventud), que llegaron al país centroamericano luego de una travesía de 11 meses. En el encuentro también estuvo presente el ministro polaco de Transporte Marítimo, Marek Gróbarczyk. El Papa saludó a cada uno de los peregrinos que llegaron a Panamá el 22 de enero y les agradeció por la bella iniciativa. Además de la participación en la JMJ, los tripulantes buscan compartir la cultura polaca en cada país que visitan, con motivo de la celebración de los 100 años de la Independencia de Polonia. La nave salió del puerto de Gdynia (Polonia) en mayo de 2018 para realizar un periplo de 22 puertos de todo el mundo y unas mil personas en la tripulación, repartidas en los distintos relevos dispuestos en el itinerario. Cerca de 600 son estudiantes de la Marina de las ciudades polacas de Gdynia y Szczecin. El resto de la tripulación fueron ganadores de un concurso de conocimientos sobre la historia de Polonia y la naval. A Panamá llegaron unos 200 peregrinos, que se unieron al grupo de 3.500 jóvenes polacos que asisten a la JMJ. El P. Michał Siennicki, miembro de la tripulación y del Pallottine Missionary Foundation Salvatti, explicó a Vatican News que cada dos meses hubo cambio de tripulantes y de capellán. “En el velero hay personas de fe, pero también otros chicos que solo han sido bautizados y no son practicantes. Mi primer desafío es ser un sacerdote disponible para todos (...). Muchos me pidieron el sacramento de la Reconciliación y muchos participaron de la Misa que se celebraba cotidianamente en el velero”, señaló. Luego de la JMJ, el velero navegará hasta Cartagena (Colombia), y luego a Miami (Estados Unidos), para cruzar nuevamente el Atlántico rumbo a Londres (Inglaterra) y finalmente al puerto de Gdynia (Polonia) el 20 de marzo

Leer más

Papa Francisco visita por sorpresa este monasterio de clausura

El Papa Francisco visitó en forma privada el Monasterio de Clausura de las Clarisas en Vallegloria en la población italiana de Spello este 11 de enero. Según informó el Director interino de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, el Pontífice realizó esta visita “para animar las monjas de clausura, la vida contemplativa y compartir con ellas la Eucaristía, la oración y el pan”. El 25 de agosto de 2016 estas religiosas habían visitado al Papa Francisco en la Casa Santa Marta junto al Obispo de Foligno, Mons. Gualtiero Sigismondi, con quienes rezaron por las víctimas del terremoto en Italia. En esa ocasión, el Santo Padre les regaló la Constitución Apostólica “Vultum Dei quaerere” en representación de todos los monasterios de clausura del mundo. La visita sorpresa del Papa este 11 de enero fue, en cierto sentido, un modo para devolverles aquella visita. Mons. Sigismondi relató al diario del Episcopado italiano “Avvenire” que el Papa le había manifestado en varias ocasiones la idea de esta visita y que el pasado 24 de diciembre supo el programa, pero aseguró que no lo dijo a nadie. De este modo, el Papa se trasladó a esta comunidad contemplativa, que es una de las más antiguas experiencias de Santa Clara. Llegó poco antes de las 9: a.m. para celebrar la Misa junto a uno de sus secretarios, Yoannis Lahzi Gaid, y con Mons. Sigismondi. Después de la Misa, el Santo Padre compartió un tiempo de diálogo informal con las religiosas y después almorzaron juntos y después regresaron hacia el Vaticano.

Leer más

Papa Francisco: Los salesianos me han formado en la belleza, el trabajo y la alegría

El Papa Francisco recordó su experiencia educativa con los salesianos en el Colegio Wilfrid Barón de los Santos Ángeles, en la ciudad argentina de Ramos Mejía, donde cursó Sexta Elemental, y reconoció que allí “tuve la suerte de vivir y de disfrutar también yo del clima de alegría y de familia”. “Los salesianos me han formado en la belleza, el trabajo y en el estar muy alegre, y ese es vuestro carisma”, aseguró. El Santo Padre realizó estas declaraciones en el prólogo al libro “Evangelii gaudium con Don Bosco”, publicado en lengua italiana por Elledici, donde la Familia Salesiana analiza en clave educativo-pastoral el mensaje del Papa Francisco en su exhortación apostólica “Evangelii gaudium”. En el prólogo, el Pontífice destaca que lo salesianos “me han ayudado a crecer sin miedo, sin obsesiones. Me han ayudado a ir adelante en la alegría y en la oración. Como tuve ocasión de recordaros en la visita a la Basílica de María Auxiliadora, el 21 de junio de 2015, vuelvo a recomendaros tres amores blancos de Don Bosco: La Virgen, la Eucaristía y el Papa”. Resaltó que Don Bosco “se confiaba a Dios rezando a la Virgen y aquella confianza en María le daba la valentía para afrontar los desafíos y los peligros de la vida y de su misión”. “La Eucaristía, como segundo amor de Don Bosco, debe recordaros que hay que iniciar a los muchachos en la práctica de la liturgia, bien vivida, para ayudarlos a entrar en el misterio eucarístico y no olvidar la Adoración”. Finalmente, “el amor al Papa: no es sólo amor por su persona, sino por Pedro como cabeza de la Iglesia y como representante de Cristo y esposo de la Iglesia. Detrás de ese amor blanco por el Papa está el amor por la Iglesia”. Asimismo, señaló que los salesianos “sois afortunados porque vuestro fundador, Don Bosco, no era un santo de cara de ‘viernes santo’, triste, enfadado… Por el contrario, era de ‘domingo de Pascua’. Siempre alegre, acogedor a pesar de las mil fatigas y dificultades que lo asediaban continuamente”. “No en vano para él la santidad consistía en estar ‘muy alegres’. Podemos definirlo, por lo tanto, como un ‘portador sano’ de aquella ‘alegría del Evangelio’”. El mensaje de Don Bosco “fue un mensaje revolucionario en un tiempo en el cual los sacerdotes vivían con desapego la vida del pueblo. La ‘alta medida de la vida cristiana’ Don Bosco la pone en práctica entrando en la ‘periferia social y existencial’ que crecía en el Torino del siglo XIX, capital de Italia y ciudad industrial, que atraía a cientos de muchachos en busca de trabajo”. Don Bosco “descendía a las calles, entraba en las canteras, en las fábricas y en las cárceles y allí se encontraba con chicos abandonados, a merced de los padrones del trabajo sin escrúpulos. Llevaba la alegría y la sanación del verdadero educador a todos los muchachos que arrancaba de la calle, los cuales encontraban en Valdocco –el primer Oratorio fundado por Don Bosco– un oasis de serenidad y el lugar en el cual aprendían a ser ‘buenos cristianos y ciudadanos honestos’”. Hoy, el salesiano “está llamado a acudir al encuentro de las periferias del mundo y de la historia, las periferias del trabajo y de la familia, de la cultura y de la economía, que tienen necesidad de ser curadas”. “El salesiano –continuó Francisco– es un educador que abraza las fragilidades de los chicos que viven en la marginación y sin futuro, se inclina sobre sus heridas y las sana como un buen samaritano. El salesiano también es optimista por naturaleza, sabe proteger a los muchachos con realismo positivo”. “Como enseñaba Don Bosco, el salesiano reconoce en cada uno de ellos, incluso en los más rebeldes y descontrolados, ‘aquel punto de acceso al bien’ sobre el cual trabajar con paciencia y confianza”. Por último, subrayó que “el salesiano es portador de la alegría que nace de la noticia de que Jesucristo ha resucitado y que es inclusiva de toda condición humana. De hecho, Dios no excluye a nadie. Para amarnos no pide que seamos perfectos, y no nos pide permiso para amarnos. Nos ama y nos perdona”.

Leer más

Estos son los patronos de la JMJ Panamá 2019

La Jornada Mundial de la Juventud Panamá 2019, que se realizará del 21 al 28 de enero, tiene a ocho patronos y la mayoría de ellos son de América Latina.   San Juan Bosco Nació el 16 de agosto de 1815 en I Becchi (Italia) y se ordenó sacerdote en 1841. En 1859 fundó la Sociedad de San Francisco de Sales (salesianos) con un grupo de jóvenes y más adelante cofunda las Hijas de María Auxiliadora con Santa María Mazzarello. Posteriormente funda los Salesianos Cooperadores. Además, solo con donaciones construyó la Basílica de María Auxiliadora de Turín y la Basílica del Sagrado Corazón en Roma. San Juan Pablo II lo declaró “padre y maestro de la juventud”.   Beata María Romero Meneses Nació en Granada (Nicaragua), el 13 de enero de 1902. En 1923 entra a la familia salesiana a través de las Hijas de María Auxiliadora. En 1931, la religiosa, de gran devoción mariana, fue enviada como misionera a Costa Rica, donde desarrolló una incansable labor apostólica, asistiendo a niños y familias de escasos recursos. San Juan Pablo II la declaró venerable en 2000 y dos años después fue beatificada.   San Óscar Romero Mons. Óscar Arnulfo Romero, Arzobispo mártir de San Salvador (El Salvador), nació en Ciudad Barrios, en el este del país, el 15 de agosto de 1917, día de la Asunción de la Virgen María. Fue ordenado sacerdote el 4 de abril de 1942. San Pablo VI lo nombró Arzobispo de San Salvador el 8 de febrero de 1977, a puertas del que sería uno de los periodos más sangrientos de la historia de El Salvador por el enfrentamiento entre el gobierno militarizado de derecha y la guerrilla de izquierdas. Fue asesinado por un francotirador mientras celebraba la Misa el 24 de marzo de 1980. El Papa Francisco reconoció su martirio en febrero de 2015 y fue beatificado el 25 de mayo de ese año. Fue canonizado el 14 de octubre de 2018.   San Juan Pablo II Karol Jósef Wojtyla, más conocido como San Juan Pablo II, nació en Wadowice (Polonia) en 1920. Tuvo que estudiar en el seminario de forma clandestina debido a la persecución nazi durante la II Guerra Mundial. Fue ordenado sacerdote finalmente en 1946. En 1958 fue nombrado obispo y escogió como lema “Totus Tuus” (todo tuyo), en honor a la Virgen María. Participó activamente en el Concilio Vaticano II y sucedió a Juan Pablo I como Pontífice en 1978. San Juan Pablo II inició en 1985 las Jornadas Mundiales de la Juventud eñ inauguró los Encuentros Mundiales de las Familias. Conocido como el “Papa peregrino”, realizó 104 viajes apostólicos fuera de Italia. Falleció el 2 de abril de 2005 y es uno de los cuatro Papas que ostentan el título de “Magno” (“el Grande”). Fue beatificado en 2011 por su sucesor, Benedicto XVI, y fue canonizado por el Papa Francisco en 2014.   San José Sánchez del Río Nació el 28 de marzo de 1913 en Sahuayo, en el estado mexicano de Michoacán. San Joselito se sumó a las huestes cristeras en medio de la persecución religiosa que encabezó el Gobierno de Plutarco Elías Calles. Al pedirle permiso para sumarse a los cristeros, le dijo a su madre: “Mamá, nunca había sido tan fácil ganarse el cielo como ahora, y no quiero perder la ocasión”. Con solo 14 años, San José Sánchez del Río fue capturado por las tropas del Gobierno el 10 de febrero de 1928. Ese mismo día fue torturado, le cortaron las plantas de los pies y fue conducido descalzo hasta su tumba. En el camino, San Joselito rezaba y gritaba “¡Viva Cristo Rey y la Virgen de Guadalupe!”. Fue beatificado en 2005 y el Papa Francisco lo canonizó el 16 de octubre de 2016.   San Juan Diego Juan Diego Cuauhtlatoatzin nació en 1474 en la actual ciudad de Cuautitlán, estado de México, y fue bautizado en 1524, tras la llegada de misioneros franciscanos a la región. Cuando tenía 57 años, entre el 9 y el 12 de diciembre de 1531, la Virgen de Guadalupe se le apareció en el cerro del Tepeyac y le pidió decirle a Mons. Juan de Zumárraga, primer Obispo de México, que construya un templo en ese lugar. Ante la incredulidad del prelado, Santa María le encomendó llevarle en su sencilla tilma unas rosas que milagrosamente aparecieron en el cerro. Cuando San Juan Diego le presentó las rosas a Mons. Zumárraga, la imagen de la Virgen se encontraba impresa en la tilma. San Juan Pablo II lo beatificó en 1990 y lo canonizó el 31 de julio de 2002, en la Basílica de Guadalupe de Ciudad de México.   Santa Rosa de Lima Isabel Flores de Oliva nació en Lima (Perú), el 20 de abril de 1586 y fue bautizada el 25 de mayo de ese mismo año. Fue conocida como Rosa por su familia, por el rostro sonrosado y hermoso que tenía desde muy pequeña. Al momento de su Confirmación, el entonces Arzobispo de Lima Santo Toribio de Mogrovejo le dio definitivamente ese nombre. Su amor por Cristo la llevó a hacer un voto de virginidad. El 10 de agosto de 1606 ingresó como terciaria en la Orden de Santo Domingo, imitando a Santa Catalina de Siena, su maestra espiritual. Con la ayuda de su hermano Fernando construyó una ermita en un espacio de su casa, donde se mortificaba para imitar la pasión de Cristo. Con frecuencia visitaba la iglesia de la Virgen del Rosario y atendía a enfermos y esclavos. En esas labores entabló amistad con San Martín de Porres. Falleció el 24 de agosto de 1617 a los 31 años. Fue canonizada por el Papa Clemente X en 1671 y se convirtió en la primera santa de América. Además, el Santo Padre la declaró patrona principal del Nuevo Mundo (América), Filipinas e Indias Occidentales.   San Martín de Porres De madre panameña, San Martín nació en Lima (Perú) en 1579. Desde niño sintió predilección por los enfermos y los pobres y con el tiempo aprendió el oficio de barbero y algo de medicina. A los quince años pidió ser admitido como “donado”, es decir, como terciario en el convento de los dominicos. Llegó a cultivar tanto cariño y admiración en la sociedad de su época que el Virrey Luis Jerónimo Fernández de Cabrera y Bobadilla fue a visitarlo en su lecho de muerte para besar su mano y pedirle que interceda por él en el Cielo. Falleció el 3 de noviembre de 1639. Al canonizarlo, en 1962, San Juan XXIII dijo: “¡Ojalá que el ejemplo de Martín enseñe a muchos lo feliz y maravilloso que es seguir los pasos y obedecer los mandatos divinos de Cristo!”.Desayuno Catolico

Leer más

Anuncian nuevo equipo para la Oficina de Prensa Vaticana

El Prefecto del Dicasterio para la Comunicación, Paolo Ruffini, nombró a cuatro periodistas de la comunicación vaticana para trabajar en la Oficina de Prensa de la Santa Sede. “No hay un equipo italiano, sino un equipo internacional al servicio del Santo Padre”, explicó el Director interino, Alessandro Gisotti, quien explicó que su cargo sigue siendo “ad interim”. En cambio, los nuevos nombramientos no son temporales. En primer lugar, como “Asesora veterana” a la periodista francófona Romilda Ferrauto, ex responsable de la redacción en francés de Radio Vaticano y asistente de la Oficina de Prensa en las últimas cinco Asambleas Generales del Sínodo de los Obispos. Con la tarea de asistentes al Director, el periodista peruano Raúl Cabrera Pérez, redactor en Radio Vaticano y colaborador en la Comisión para la Información en el pasado Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes y la religiosa paulina estadounidense Bernadette M. Reis, redactora en Vatican News y consultora para la Comunicación de la Unión Internacional de Superioras Generales (UISG). Por último, como “Office Manager” de la Oficina de Prensa al estadounidense Thaddeus M. Jones, miembro de la coordinación de la web Vatican News y ex oficial del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales (PCCS). De este modo, los cuatro nuevos periodistas que integran el equipo de la Oficina de Prensa son personas de confianza que han trabajado por años en la comunicación vaticana. De hecho, el Director interino Alessandro Gisotti destacó la importancia de la “mayor coordinación con los medios vaticanos”.

Leer más

Estas son las fechas en que el Papa Francisco visitará Rumanía

El Papa Francisco viajará a Rumanía del 31 de mayo al 2 de junio, según lo informó el Director interino de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, este viernes 11 de enero. La declaración oficial indica que “acogiendo la invitación del Presidente, de las autoridades del Estado y de la Iglesia Católica en Rumanía, Su Santidad el Papa Francisco realizará un Viaje Apostólico al país del 31 de mayo al 2 de junio de 2019, para visitar las ciudades de Bucarest, Iaşi, Blaj y el Santuario mariano de Șumuleu Ciuc”. El lema de la visita es “Caminamos juntos” y el logotipo representa el pueblo de Dios de Rumanía que camina baja la protección de la Virgen con los colores de la bandera: azul, amarillo y rojo. “Rumanía es llamada frecuentemente ‘jardín de la Madre de Dios’, término apreciado por todos los fieles y que fue usada también por San Juan Pablo II durante la visita de 1999. La visita del Papa Francisco retoma esta acentuación mariana, invitando a unir todas las fuerzas bajo el mantel protector de la Virgen”, señala la nota vaticana. El Papa Francisco había anunciado sus intenciones de realizar un viaje a Rumanía durante la visita ad limina de los Obispos del país en noviembre de 2018. En la ciudad de Bucarest, la capital, el Papa se reunirá con el Patriarca ortodoxo Daniel; en Blaj, fue donde se realizó la primera traducción al rumano de la Biblia, publicada en 1795 con la doble versión en caracteres cirílicos y latinos; en Iasi fue la primera diócesis latina del país, junto a Bucarest fueron constituidas por el Papa León XIII en 1883 y Miercurea Ciuc en la región de Transilvania donde celebrará la Misa en el monasterio de Csiksomlyoi, localizada en Simulea Ciuc. San Juan Pablo II visitó Rumanía del 7 al 9 de mayo de 1999 y allí tuvo un encuentro histórico con el entonces Patriarca ortodoxo Teoctist. Durante el viaje, recordó a los siete mártires greco católicos durante una Divina Liturgia celebrada en rito greco católico en la Catedral de San José en Bucarest. En su homilía, San Juan Pablo II dijo afirmó que fue a rendir homenaje al pueblo rumano “a los hermanos y hermanas que han consagrado esta tierra con el testimonio de su fe, haciendo florecer en ella una civilización inspirada en el evangelio de Cristo; a un pueblo cristiano orgulloso de su identidad, defendida con frecuencia a un precio muy elevado, en las tribulaciones y en las vicisitudes que han marcado su existencia”.

Leer más

eventos recientes
consulta calendarios de misa
multimedia
Trata de personas – El Video del Papa 2 – Febrero 2019
Misa de bienvenida a voluntarios JMJ
Ruega por nosotros - Canto Canonización Mons. Romero
¿Los jóvenes que no son católicos pueden asistir a la JMJ?
Con tu ayuda

Podemos continuar con nuestras obras y contribuir a la evangelización a través de los medios de comunicación social.

más información >>
Consulta nuestros servicios

Brindamos servicios en alquiler de foro y producciones audiovisuales, proveyéndole soluciones para la realización de sus proyectos.

más información >>
Reflexiones
productos
++ ver más