Papa Francisco: El pecado es creerse redentor de uno mismo
19/12/2019 04:43 pm

Este jueves, durante la Misa en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco reflexionó sobre la gratuidad de la salvación que ofrece Dios y advirtió del peligro de “creernos redentores de nosotros mismos”.

Frente a esa pretensión, el Pontífice recordó que la salvación “es un don gratuito del Señor”. Para explicarlo, Francisco recurrió a la imagen del desierto: “El Señor hace que florezca el desierto”.

El Papa empleó esta expresión para referirse a cómo Dios se presenta a dos mujeres estériles y les concede el don de la maternidad. En la primera lectura del día, del libro de los Jueces, se narra que “el ángel de Yaveh” se apareció a la mujer del israelita Manóaj, que era estéril, y le anuncia que “vas a concebir y a dar a luz un hijo” que “comenzará a salvar a Israel de la mano de los filisteos”. El hijo fue Sansón.

En el Evangelio de San Lucas se narra cómo “el ángel del Señor” se presenta a Zacarías, marido de Isabel, prima de María, que no había tenido hijos, y le anunció: “Isabel, tu mujer, te dará a luz un hijo a quien pondrás por nombre Juan”.

“La esterilidad es un desierto”, señaló el Papa, y, sin embargo, “aquellas dos mujeres concibieron y dieron a luz. ‘Padre, ¿esto es un milagro?’. ¡No! –aseveró el Papa–, es más que un milagro: es la base, es el mismo fundamento de nuestra fe”.

Ambas mujeres, la madre de Sansón y la madre de Juan, “concibieron porque Dios es capaz de cambiarlo todo, incluso la ley de la naturaleza. Es capaz de abrir camino a su Palabra. Los dones de Dios son gratuidad. Y la vida de estas dos mujeres es la expresión de la gratuidad de Dios”.

El Papa describió a Sansón y a Juan el Bautista como “símbolos de la gratuidad de nuestra salvación, porque nadie puede salvarse a sí mismo, el único que salva es el Señor”.

“Si tú no te fías de la gratuidad de la salvación del Señor, no te salvarás”, advirtió el Santo Padre. “¿Soy consciente de que el pecado es no custodiar la gratuidad? Y cuando voy a confesarme, ¿qué hago? ¿Digo los pecados como un loro, o los digo porque siento he recibido el don de la gratuidad para tener algo mío?”.

“Custodiar la gratuidad y pensar en Sansón: elegido, bueno, que hacia el final de su vida tuvo un desliz, luego se recuperó. Pero nosotros podemos, podemos resbalar y creernos redentores de nosotros mismos. El pecado es este. El pecado es el deseo de redimirnos a nosotros mismos”, advirtió.El Papa Francisco finalizó su homilía invitando a que “en estos días antes de la Navidad, demos gracias al Señor por la gratuidad de la salvación, por la gratuidad de la vida, por todo aquello que nos da gratis. Todo es gracia”.

compartir