EXAMEN DE CONCIENCIA - 4TO MANDAMIENTO
28/04/2020 09:50 pm

"Honra a tu padre y a tu madre,
para que se prolonguen tus días sobre la tierra
que el Señor tu Dios, te va ha dar" (Ex 20, 12).

"Hijos, obedeced a vuestros padres en el Señor; porque esto es justo"
"Honra a tu padre y a tu madre",
tal es el primer mandamiento que lleva consigo una promesa:
"para que seas feliz, y se prolongue la vida sobre la tierra"
(Ef 6, 1-3; Dt 5, 16)

Examen como HIJOS

  • ¿He irrespetado a mis padres? ¿He tenido sinceras actitudes de gratitud y amor por ellos?
  • ¿He desobedecido a mis padres o superiores en cosas importantes?
  • ¿He tenido un desordenado afán de independencia, que me lleva a recibir mal las indicaciones de mis padres, simplemente porque me lo mandan?   ¿Me doy cuenta que esta reacción esta causada por la soberbia?
  • ¿Los he amenazado o maltratado de palabra o de obras, o les he deseado algún mal grave o leve?
  • ¿He dejado de ayudarle a mis padres en sus necesidades espirituales o materiales, pudiéndolo hacer, esforzándome?
  • ¿Me enfado y peleo con mis hermanos y compañeros? ¿He dejado de hablarme con ellos, y no pongo los medios necesarios para la reconciliación?
  • ¿He dado mal ejemplo a mis hermanos o compañeros; y he sido egoísta o envidioso, queriendo siempre sobresalir, tener razón, etc.
  • ¿Me dejo llevar por el mal genio y me enfado con frecuencia sin motivo justificado?
  • ¿Me he sentido responsable ante mis padres del esfuerzo que hacen para que yo me forme, estudiando con intensidad, y cumpliendo con todo en el plantel educativo?
  • ¿Respeto toda autoridad a la que estoy sometido, y miro a estos superiores como representantes de Dios que los ha instituido ministros de sus dones? (Rm 13, 1-2)

Examen como PADRES

  • ¿He degradado el amor conyugal a una simple e irresponsable procreación de hijos, sin importarme ni hacer algo por la educación moral y la formación espiritual de dichos seres fecundados?
  • ¿He dado mal ejemplo a mis hijos, no cumpliendo con mis deberes religiosos, familiares, o profesionales?
  • ¿He corregido a mis hijos siempre con firmeza, con justicia y con amor, por su bien?
  • He cumplido la responsabilidad de evangelizar a mis hijos desde la primera edad, enseñándoles los misterios de la fe, mediante el testimonio de vida cristiana de acuerdo con el Evangelio?
  • ¿He prevenido e instruido a mis hijos sobre las malas compañías, enseñándoles los peligros?
  • ¿Los he forzado a recibir algún sacramento, sin la debida preparación?
  • ¿He impedido que mis hijos sigan la profesión o vocación que Dios les indica y desea para ellos; les he puesto obstáculos o los he aconsejado mal a propósito?
  • ¿Permito que estudien o trabajen, en lugares donde corre peligro su alma o su cuerpo?
  • ¿He tolerado escándalos o peligros morales o físicos entre las personas que viven en mi casa?
  • ¿Procuro hacerme amigo de mis hijos?   ¿Les doy a conocer cómo es el origen de la vida, acomodándome a su mentalidad y capacidad de comprensión?
  • ¿En la familia, me enojo con facilidad, y me falta la amabilidad que expreso con extraños?
  • ¿He reñido con mi cónyuge? ¿Ha habido malos tratos de palabra o de obra?
  • ¿He abandonado parcial o totalmente a mi cónyuge y/o a mis hijos o padres?
  • ¿He dejado de ayudar en las necesidades espirituales o materiales a las personas que me rodean; pudiendo hacerlo -aun- con esfuerzo?
  • ¿He procurado ganar lo suficiente, y no malgastarlo, para poder mantener dignamente a mi familia?
  • ¿He elegido un establecimiento educativo, donde BIEN se nos ayuda, en la tarea de educar cristianamente a nuestros(s) hijo(s)?
  • ¿En el trabajo o en otra actividad, he ordenado o establecido cosas contrarias a la dignidad de las personas y a la ley natural?
compartir